De la pérdida a sonreír con añoranza

Alguien a quien no me unía sangre, alguien a quien probablemente entre otras circunstancias ni habría llamado amigo, una persona cabezota, discutidora y amiga de hacer bromas que me resultaban antipáticas…

Pero el destino es así de caprichoso, dicen, y quiso que acabásemos siendo familia… Y lo fuimos. Y en verdad fue mi amigo. Y discutimos (sobretodo de política y ese anticuado pollo negro que adornaba su teléfono). Y se burló de mi sensiblería hacia los animales, y no fue hasta que bromeando sobre la cola de mi galga, látigo y azote, se dio cuenta de la sintonía humorística que teníamos (-Y el rabo de esta perra, ¿por qué no se lo cortas? -¿Por qué no te cortas tú el tuyo?) la risa acabó en tos y se nos pasó con ese café negro, fuerte, amarguísimo en taza inmensa que nos gustaba tomarnos después de comer.

Menudo personaje, qué personalidad… Y le he llamado cabrón cuando no me oía, pero con cariño, de veras, por ese carácter suyo, por esa independencia que le ha acompañado hasta el final, hasta que se ha ido, cuando le ha dado la gana, sin molestar, sin protestar ni quejarse. A su más puro estilo.

Y si alguien me hubiera dicho que me iba a sentir tan devastada como me siento ahora, me habría ofendido. No lo habría creído. Porque una persona con esas características no podía serme querida… Y joder si lo ha sido….

Se ha ido y el hueco, el vacío que ha dejado, es tremendo y aterrador.

Ha dejado a todos en estado de shock, sin creerlo y sin quererlo creer. Todo son muestras de pena, de sorpresa, y de cariño. Cuánto cariño.

-Se debe de estar riendo poco mi padre…

Sí Rober, seguro que sí, viéndonos correr bajo una lluvia torrencial, en el momento más crítico de todo el triste día, calados hasta los huesos, con los pies helados…

Y ahora aquel maldito chiste sin gracia, con el que me pillabas cada santa vez y que tanto te divertía soltarme para hacerme rabiar, me va a acompañar siempre, cuando alguien diga una edad, cuando alguien diga un año… Me voy a acordar de ti y voy a pensar:

-A esa edad se me murió a mí una borrica.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.